Coses de futbol

Futbol de pati de col·legi

Com passar de tindre un partit perdut a guanyar-lo amb una simple jugada d’estratègia urbana. Coneixements que a pesar d’estar al abast de tots nosaltres en un moment determinat de les nostres vides els anem perdent, oblidant, s’atrofien pel desús o per les comoditats que ens regala la vida fàcil. Però és d’admirar com el futbol encara segueix fèrriament amarrat als seus orígens més primitius, des dels quals, ens regala de tant en tant alguna lliçó que no hauríem d’oblidar.

La triangulació, el dribling, i el joc de tiralínies són eines molt lloables, però soles estan al abast d’uns pocs, i a més, no són compatibles en tots els escenaris. No obstant això el futbol de pati de col·legi és universal, democràtic, poc elegant en mans de matons, però efectiu en les guerres de trinxeres. Un enemic difícil de batre si la teua missió en la vida és la d’erigir-te en el gendre ideal, tasca que en ocasions pareix ser l’única motivació que fa a este València alçar-se pels matins.

Eixe altre futbol, el poc control sobre ell, ens converteix en pitjor de lo que en realitat som. Soles el València és capaç de recular en la seua pròpia casa amb el marcador a favor i permetre al rival llençar diagonals al cor de l’àrea, deixant-los arribar a la linea del fons una vegada i una altra sense pràcticament parar el partit amb serveis de banda eterns, faltes en el centre del camp i minuts perduts en protestes fingides al col·legiat amb les quals guanyar al cronometre. Gendre ideal i amfitrió perfecte.

Els profetes d’este art són capaços de transformar a panaiguats com Fernando Navarro en autèntics beats de la causa, i els seus ateus més il·lustres, aconsegueixen que vells apòstols recórreguen el camí invers. En estos escenaris el València del buenísme naufraga. La jugada que protagonitza Spahic defineix a la perfecció esta etapa de reconstrucció perpètua. Aixi un xic criat en el botxo és capaç de caure en el parany estant allunyat quaranta metres de l’acció i amb el baló parat. Estratègia urbana que ha permès al Sevilla donar la volta a la truita després de dos expulsions i un penal en contra.

No és casualitat que s’haja deixat de guanyar en camps com el Pizjuán i ens hàgem convertit en incapaços a l’hora de passar eliminatòries just en el moment en el que hem renegat del altre futbol. I això ni és bo ni és roin, l’entrenador és fidel a les seues idees i a la seua filosofia i és cosa d’acostumar-se a això. Ni guanyant al Barça en la jornada quatre anàvem a guanyar la lliga, ni ara per perdre en la cinquena anem a quedar-nos sense Champions. Simplement ha sigut un bany de realisme en el moment més oportú.

5 comments on “Futbol de pati de col·legi

  1. Es que es desesperante la ineptitud que mostramos en “el otro fútbol” desde hace unos años.

    Que, oye… Ya no es solo lo de Adúriz, que es para castigarlo un mes sin convocatorias, es que es todo el partido. Está muy bien anteponer el buen trato de la pelota, el gusto por ser protagonista en el partido, y bla, bla, bla… pero siempre sabiendo leer los partidos y comprendiendo que el Barsa y puede que nadie más se puede permitir ser protagonistas siempre.

    Los demás, tenemos que adaptarnos a los partidos y todo el rollo que no voy a soltar.
    Ayer, intensidad y concentración muy deficiente. Jugamos a lo que quiso el Sevilla. Fue muy triste ver la nula inteligencia que tuvimos en el campo.

  2. todavia no entiendo lo de los tres centrales. Y eso que maduro hizo un gran partido, salvandonos en un par de jugadas de ocasiones de peligro.

    lo del sabado fue un ataque de entrenador que nos salió caro.

  3. El problema de “el otro fútbol” es que es algo que está ahí, en la alta competición, y no puedes rehuirlo si quieres competir.
    No se trata de hacer lo que Mourinho, que prioriza estúpidamente los aspectos extrafutbolísticos. Con el Porto o con el Inter, pues mira, porque tenía que competir por lo más alto en desventaja, pero en el Madriz tiene el potencial armamentístico necesario como para priorizar el juego. Y lo que no tiene, es porque no lo quiere usar, no porque no tengan dinero para comprárselo.

    El Sevilla, como en su momento el Valencia y cualquier equipo que quiere competir por algo en desventaja, tiene que acudir a recursos ajenos al fútbol para equilibrar las diferencias. Pero eso es solo radicalizar el uso de “el otro fútbol”.

    Pero eso no quiere decir que solo ellos lo usen. Lo usan todos. El Barsa, el equipo más “blanco” que parece haber en el universo, vemos como tiene jugadores que fingen, exageran, reparten leña si es necesario, protestan lo protestable (y lo no), provocan…

    El “otro fútbol” está para utilizarlo con obligatoriedad, sea por voluntad propia o sea como recurso para desactivar “el otro fútbol” que utiliza el rival.

    Y generalmente, es el entrenador quien ordena o aconseja. Ahora hablamos del “pardillo de Adúriz” por lo del sábado. Bueno, pues la temporada previa a su llegada al club nos hizo la misma en un Mallorca-Valencia. Y esta vez, él fue el provocador y el listo. Parece, pues, que sí conoce lo que es “el otro fútbol” y sabe como utilizarlo en su beneficio.

    Por lo demás, el sábado, simplemente, Marcelino fue más listo a la hora de encontrar la ventaja táctica y nuestros jugadores estuvieron menos metidos y más descoordinados que el rival.

    Todo lo anterior, según mi opinión, claro. Todo es hablar por hablar.

  4. clemenza agafe els teus comentaris, son exactament lo que volia expressar amb el tema i ho has espoxat 40 mil voltes millor que he sabut jo.

    exactament el tema es eixe, no pots competir sense fer determinades coses, i per això mai hem aconseguit passar una eliminatoria, ni guanyar en camps com Glaswog, Genk, Sevilla…etc. I el problema resideix en eixe aspecte, no en tontaes de sistemes..etc, que son temes més superflus, principalment des de el moment en que un jugador es mou de posició i estem dabant un dibuix totalment diferent durant el mateix partit.

  5. Pues sí, Desme, ya en el artículo lo habías expresado bien, yo solo le daba otra “reformulación”.
    “El otro fútbol” es una manera de llamarlo, porque así lo hicieron famoso Camacho y Luis Aragonés cuando fueron seleccionadores y ya hablaron de que, en general, el jugador español tenía muchas carencias en lo extrafutbolístico.
    Y “lo extrafutbolístico” engloba bastantes cosas, no solo son triquiñuelas radicales. Es saber manejar los partidos, parar el ritmo cuando te conviene, o subir las revoluciones, saber cuando puedes apretar al árbitro y cuando no, poseer concentración máxima siempre y tener encendido el cerebro para saber leer lo que pide el partido en cada momento.
    Unai ha aportado cosas positivas al club, sobre todo relacionadas con el estilo, su actitud con respecto a su función y la filosofía del club, etc… pero llevamos mucho tiempo dejando que desear en el aspecto de que somos un equipo de piñón fijo, que sale a jugar un tipo de partido, que invariablemente ha de ser limpio. Si “se oscurece” no conseguimos adaptarnos prácticamente nunca. Piñón fijo total y piloto automático. Inteligencia y dureza mental escasita.
    Antes ponía el ejemplo de Adúriz, que de ser un delantero que provocaba a los delanteros, antes de ficharlo nosotros, ha pasado a ser un pánfilo que cae en las provocaciones de los defensas: el sábado contra el Sevilla y el año pasado en Mestalla contra un defensa del Español, no me acuerdo el nombre. Así que me vengan a la memoria rápidamente. No sé si ha habido otras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s