Retalls de premsa

Entrevista vintage: Luis Casanova

En una calorosa vesprada d'Agost de 1940, Josimbar, va aconseguir realitzar – sinó la primera, una de les primeres – entrevistes al nou president del València F.C, un tal Luis Casanova, vocal fins llavors, i que als seus 31 anys va aconseguir la presidència.

Don Luis Casanova, el nuevo presidente del Valencia F.C., es persona bien conocida en los medios deportivos valencianos. No han sido frenos a su popularidad ni su exagerada modestia, ni menos aún su juventud. Con sus 31 años, don Luis Casanova es un veterano de las lides futbolísticas, en las que desde hace siete años figura como elemento activo, rigiendo los destinos de nuestra primera entidad deportiva.

De sus entusiasmos por el club y de labor que en beneficio del mismo lleva realizada, habla mejor que nada la acogida que, con rara unanimidad, se le ha dispensado a su designación presidencial para la que pocos, como él, tenían méritos contraídos. Viejo y queridísimo amigo, atiende solicito nuestra demanda de que nos dedique unos minutos, escogiendo en ellos las primicias de su gestión para los lectores de LA CORRESPONDENCIA. Y aquí, en su despacho, nos lo encontramos guiando con vigoroso impulso a la gran firma valenciana, orgullo de la cinematografía española, que es “Cifesa”

Hablarle del Valencia F.C. a don Luis Casanova es como ofrecerle una golosina a un niño. Oír hablar del Valencia F.C. y del deporte en general a don Luis Casanova, es quedar prendido en la trama de su amena y siempre interesante charla, hasta llegar al momento en el que la dirección indica que no debemos abusar más de su amabilidad. Y a través de ella, ! qué excelentes calidades se advierten ! Caballerosidad, simpatía, competencia, intuición, visión rápida de las cosas, entusiasmo por su club, admiración y respeto para los demás.. En fin, lo que se dice un perfecto deportista, de cuya gestión tan bellas perspectivas se esperan.

– Mi preocupación primordial – comienza diciéndonos – es la de impregnar a mi club del sentido de convivencia que creo deben tener todas las Sociedades españolas. Especialmente con los demás clubes valencianos. Quiero mantener las mejores relaciones, cada cual seguirá desenvolviéndose dentro de su esfera de acción, pero ayudándonos en lo que puede favorecernos a todos y haciendo las cosas – cual ya ocurre – dentro de la mayor armonía y del mejor espíritu de comprensión.

– ¿Y qué me dices de la nueva directiva ?

– En realidad puede darse como definitivamente constituida. Aun cuando pueda entrar en ella algún nuevo y entusiasta elemento, no puede modificarse el espíritu que la anima. Ya sabes, la forman nombres tan prestigiosos y de acendrado amor al club como son Adolfo Royo, don Rafael Bau y don Manuel Cuadrado, antiguos compañeros de directiva todos ellos, y valiosos colaboradores de mi antecesor, don Alfredo Jiménez Buesa. Ahora bien, yo entiendo que mi función presidencial está ligada a la labor de toda la directiva, tan íntimamente, que debemos ser todos juntos los que rijamos los destinos de la Sociedad. Las decisiones que se tomen será previo el estudio de los problemas, y el acuerdo de mis compañeros que, con su competencia y cariño por el club, les han de dar siempre el mejor enfoque.

– ¿Labor a desarrollar? – le insinuamos -.

– Es bien basta – nos responde rápido -. En síntesis, te diré que espero hacer honor a la importancia de nuestro club, y al rango que la misma le impone. Desde fomentar el fútbol amateur y modesto organizando competiciones y haciendo desfilar por Mestalla a los equipos de pueblos y barriadas, formidables canteras de nuestro fútbol. Es más, dotad a las mismas de premios deportivos y hasta en metálico, que puedan servir para acrecentar sus estímulos, a la par que mejoren las condiciones de sus campos y utillaje. El hockey, al baloncesto y otras prácticas atlético-deportivas, sin excluir el atletismo como base de todas ellas, quiero que se les dispensen la debida atención, como ya se hizo en otras épocas y se sigue haciendo en muchas ciudades.

Para todo ello, y también con objeto de conservar debidamente nuestro terreno de juego, espero resolver como cosa fundamental el problema del campo de entrenamiento. Junto a Mestalla, y con entrada por nuestro mismo campo, tenemos un sitio espacioso que nos ha de servir de perlas a este objeto: El antiguo campo de la hípica que ya nadie aprovecha ahora.

– Y de Mestalla, ¿qué me dices?, ¿Va a tener realidad el sueño dorado de nuestros aficionados?

– ¡Naturalmente! – dice lleno de convicción -. Mestalla será lo que debe ser. Y para percatarte de ello, te invito a que admires tú mismo la obra que ya se lleva realizada. Para comienzos de temporada ya estará terminado el acceso subterráneo al terreno de juego desde los vestuarios, y la ampliación de la tribuna. Basta que sepas que aumentarán en 800 butacas las existentes, sin que por ello pierda nada ni en lujo ni en visualidad la soberbia tribuna. Al propio tiempo, se ha comenzado a reconstruir el graderio de general. Vistos los inconvenientes con que tropezábamos, vamos a construirlo todo él de ladrillo, a base de bovedillas. De esta forma prevenimos el caso de que la reforma nos obligara, andando el tiempo, a desmontarlo, pues aprovecharíamos el 80 por ciento del material.

– ¿Y qué cabida se calcula?

– El graderio tendrá 33 metros de desarrollo, con un total de 22 gradas, en los tres lados del campo y con una plataforma superior para estar en pie por la grada frontera a la tribuna. Iremos construyendo a medida que nuestras posibilidades nos lo permitan, hasta enlazar por ambos lados con aquélla. Las filas de asientos llegarán al mismo borde del campo, cuidando bien el problema del acceso a los mismos mediante los correspondientes vomitorios. Con todo ello, se espera lograr un aforo superior a los 30 mil espectadores, que cubrirán las necesidades que en la temporada pasada se dejaron sentir.

– ¡Digno marco para un partido internacional!

– En efecto. ¡Y a ello vamos! Por eso estamos acelerando en lo posible las obras, para ponernos bien pronto en las debidas condiciones. Porque yo aspiro a que la Federación Española se acuerde de nosotros y nos conceda uno de los partidos del calendario para la próxima temporada. Valencia lo merece, y nuestra afición ha correspondido, siempre que se le ha obsequiado, con un plato así. Recuerda el match Italia-España o el partido de prueba con el Sunderland.

– ¿Perspectivas para la temporada que va a empezar?

– Yo me siento francamente optimista. Los resultados deportivos y económicos obtenidos en la anterior, y la labor preparatoria que se lleva realizada para la presente, así me lo hacen concebir. Y de cómo responde el público, te dará idea el hecho de que van a ser pocas las butacas que no entren en el abono.

– ¿De jugadores?

– Ya conoces la lista de los que, por ahora, tenemos. Pio y González de porteros, Álvaro, Juan Ramón y Alepuz, defensas. Bertolí, Iturraspe, Lelé, Sierra y Blasco, medios. Domenech, Epi, Amadeo, Goiburu, Asensio, Botana, el mallorquín Felipe, Poli y Gorostiza, delanteros. Aparte, un magnifico plantel de jugadores de segundo orden y amateur, algunos de los cuales pueden cubrir muy bien un puesto del primer equipo.

– Pero aun se buscan otros, ¿no?

– En efecto. Estamos en tratos con varios porteros para asegurar mejor este sitio. Aparte algún otro, tenemos en cartera al vizcaíno, auténtico “pross” inglés, Raimundo Pérez, titular del famoso Southampton de cuyo equipo, al decir de la prensa inglesa, era uno de los más firmes puntales. Allí jugó juntamente con Barinaga, habiendo vuelto a su tierra a causa de la guerra. También queremos reforzar la zaga con otro elemento para así ponernos a cubierto de cualquier posible lesión de los titulares. Y nada más, pues de medios y delanteros, tenemos bastantes y de calidad. Ello sin contar con que si algún interior pudiera interesarnos, no es fácil, se le diera alcance.

– ¡Buenos equipos se pueden formar con todos esos jugadores!

– Eso creo, y en esa esperanza estamos los directivos. Contando, claro está, en que todos corresponderán a nuestro esfuerzo y adhesión franca que el público valenciano les viene mostrando.

Aquí terminó nuestra charla con don Luis Casanova. Conversación toda ella interesantísima, pero de la que sólo recogemos lo que ofrece un mayor interés al lector. Un afectuoso apretón de manos pone fin a la misma. Con él, vaya el deseo de que tan bellas perspectivas se confirmen en toda su amplitud.

0 comments on “Entrevista vintage: Luis Casanova

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s