Antiherois. Coses de futbol

Helder Postiga: El mal amado

En las Caxinas, distrito de Vila do Conde, todo el mundo es pescador. Es el futuro más probable que le espera a sus jóvenes, eso, o acabar nutriendo la escuela del Oporto para hacerse un hueco en algún equipo de segunda división. Allí aprendió Helder Postiga sus primeras lecciones sobre el trato con las redes. Extendiéndolas, supo conversar con ellas hasta alcanzar ese punto de intimidad en el que confiesan sus secretos a modo de favor, por ayudarlas a desenredarse tras un día de faena. En aquellas calles dobladas por un urbanismo caótico tuvo que decidir si echarse al mar o marchar con la pelota a otra parte, y afortunadamente, escogió lo segundo.

Entre bigotes poblados y rostros ajados por la brisa y el frío del invierno acabó apreciando el valor de la vida. Conviviendo con la miseria, desgranó el duro tránsito que te lleva a ganar un triste real. Por eso afronta desde la normalidad un mundo tan ficticio como el fútbol. Tal vez ese sea su mérito, vivir como viviría si en lugar de viajar por la lujosa Europa se montara en un barco pesquero con sus cuatro vecinos. Es su forma de honrar a aquellas gentes que conoció en la crudeza, vislumbrado sus penurias y sus virtudes en aquellos ojos que buscaban al final de la semana un paréntesis con el que olvidarse de su penosa existencia. Para Helder el pegarle patadas a un balón se afronta como un trabajo, respetando las reglas del deportista, durmiendo sus horas para ser persona. De otra forma, en Caxinas, no se lo perdonarían.

Por qué Portugal está desencantada con este hombre es todo un misterio. Hablamos del máximo goleador de la selección desde hace cuatro años. Y aun así, su alineación es recibida entre iras y aspavientos, sus goles, silenciados, centrándose la crítica en remates superfluos o jugadas estériles de algunos de sus compañeros. De él sólo se habla para resaltar sus errores. Incluso su llegada al VCF simbolizó para muchos la caída de un club que ya no tiene solución. Pero a pesar de todo, Postiga, que lleva desde los 20 años recorriendo mundo, es mejor delantero de lo que su reputación sugiere.

El pescador tiene la virtud de aparecer cuando más sufren sus equipos, rescatándolos a base de goles, insuflándoles la última esperanza, que es la más grande de todas ellas. Tiene el don de la inteligencia táctica, el de saber leer los partidos antes de que empiecen a jugarse, como se leen las nubes la tarde antes de salir a faenar. Ser un hombre normal, demasiado para los estándares del futbolista moderno, lucir esas pintas de persona común, le pesa en un país más acostumbrado a los divos que a los chicos de barrio.

A pesar, el reconocimiento que le niegan los suyos lo encontró en el piso del vecino. Sus 27 goles en 78 partidos con el Zaragoza completan sus 26 goles en 62 partidos con Portugal, una carta de presentación que le sirvió para recalar en Mestalla y encontrar a sus 31 años la fama que le ha sido esquiva durante toda su carrera. Alejado de la sombra de Almeida y Cristiano Ronaldo por fin es alguien en un lugar donde sus goles adquieren visibilidad. Porque Postiga es una patina de humildad en un deporte grosero, el chico que salió de una barcaza para no olvidar, mientras 50 mil personas jalean sus boleas, que en su pueblo, muchachos como él, sufren ante la ausencia de un futuro más allá de las profundidades del Atlántico.

Acostumbrado a coleccionar abucheos y silbidos podría girarse a la grada, ahora que tiene refugio, para reivindicarse. Pero es demasiado modesto para eso, sabe que sin el balón estaría recogiendo redes y amontonando cajas de pescado en la lonja de Oporto, como sus vecinos de Vila do Conde, y lo haría con la misma normalidad y orgullo con la que se enfunda las botas, mostrándose agradecido a una existencia a la cual supo mirar a los ojos desde bien pequeñito.

9 comments on “Helder Postiga: El mal amado

  1. No se como lo haces, pero consigues humanizar el fútbol, es decir bajarlo del olimpo a lo terrenal. Crak

  2. perdone pero el es un paquete..

  3. Un paquete que es titular en una selección con Ronaldo, Nani, Almeida..etc

  4. pero seleccion de Portugal no tiene alternativas. Ahi hay solo dos puntos Almeida y Postiga. Vale, para mi Postiga pues da entrega buena, ponga huevos pero tiene un gol muy poco y menos que Jonas. No puede correr y luchar como Valdez. IMHO. Si Postigol va a callarme estare muy feliz, a ver

  5. Lo del poco gol que es? meter 14 goles por temporada? , Soldado tampoco pasó de 14 goles en su carrera hasta que vino aquí.

  6. Del poco es menos 10 casi cada temporada y Helder no es jovencito ya. Soldado marcó mas que 130 goles desde temporada 2004. Postiga marcó desde 2000 menos q 90.400 partidos y menos 90 goles no es poco? para un punta q estaba jugando en Portugal

  7. No ha tenido la misma continuidad que Soldado en Osasuna o Getafe. En el Tottenham se lesióno del cruzado y estuvo casi 2 años sin jugar. En Saint Ettienne tuvo una cesión chunga de 16 partidos, y metió 5 goles medio cojo.

  8. A mi em te guanyat, un davanter sacrificat, lluitador, honrat i dels que sap buscarse la vida ell asoles ahi dalt, molt bon fixatge. I res que envejarli a Soldado, i ni molt menys a Valdez.

  9. A mi em te guanyat, un davanter sacrificat, lluitador, honrat i dels que sap buscarse la vida ell asoles ahi dalt, molt bon fixatge. I res que envejarli a Soldado, i ni molt menys a Valdez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s