Mi Querido Tiburón.

¿A dónde vas, Giannelli Imbula?

Dominique Rousseau, L’Equipe y Chaiers du football, ha seguido de cerca las tribulaciones de Giannelli Imbula en este mercado y su frustrado fichaje tanto por el Inter como por el Milan, donde siempre hubo un elemento en común: Doyen Sports y sus tejemanejes en el mundo del fútbol europeo.

Si Giannelli Imbula no fue al Milan o al Inter, fue gracias a Doyen Sports. Si fichó por el Porto, es gracias a Doyen Sports. Si dentro de un año acaba en el equipo rossonero, será gracias a Doyen Sports. ¿Cómo puede un fondo de inversión influir de tal manera en la trayectoria de un jugador? Es más, ¿cómo puede hacerlo tras la prohibición de la propiedad a terceros desde el pasado 1 de mayo de 2015? Para entenderlo hay que bucear en la letra pequeña de los contratos.

La saga Imbula/Doyen realmente comienza a mediados de junio con la pelea entre el Milan y el Inter por Geoffrey Kondogbia. El jugador del Mónaco recaló en el Principado en el año 2013, perteneciente al nutrido portafolio de Doyen, llegado desde Sevilla. El fondo de inversión, según indica en su web, posee el 50% de sus derechos. Sin embargo, ésta es una práctica prohibida en la League 1 francesa.

Consultado un eminente jurista sobre la presencia de jugadores en régimen de TPO (siglas en inglés de propiedad a terceros, eufemismo de fondos de inversión) tanto en el Mónaco como en España o Portugal nos dijo: «Existe una duda razonable respecto a que la prohibición de utilizar jugadores en régimen de TPO se esté respetando. En estos casos, en los contratos enviados a la liga, no aparecería tal vinculación, pero es fácil hacer un segundo contrato privado entre las partes para mantener la influencia sobre el destino del jugador».

Segundo plato

Mediados de junio. El AC Milan quiere a Kondogbia. El traspaso parece bien encaminado ya que Doyen aconsejó a Teachaubol (multimillonario tailandés) en la compra del 48% de las acciones del club rossonero. Pero acontece un giro dramático. Es el Inter quien finalmente se lleva a Kondogbia.

El Inter es propiedad de Erick Thórir (hombre de negocios de Indonesia), y uno de los grandes accionistas de Doyen Sports. Kondogbia se convierte en nerazzurri por 40 millones de euros, el doble que pagó el Mónaco por él dos años antes.

En este embrollo la víctima colateral fue Giannelli Imbula. Seducido por una oferta interista al ser una demanda expresa de Roberto Mancini, y que en mitad del afer Kondogbia, hizo al jugador quedarse varado en el Marsella cuando lo tenía todo arreglado para portar la camisola nerazzurri.

Imbula estaba dolido por su desventura en el Valencia, donde Jorge Mendes, gran enemigo desde hace un año de Doyen Sports, había comprado al brasileño Rodrigo Caio en el último instante, provocando este movimiento la interrupción del traspaso al club valencianista. Repudiado por el Valencia, desechado por el Inter, Imbula necesitaba una vía de escape. Y ahí estaba Doyen para rescatarlo vía Porto.

Traspaso estratégico

Junto a Atlético y Sevilla, el club portugués es uno de los clientes preferidos de Doyen en la Península. Tras desembolsar €20.000.000 el club luso realizó la compra más grande de su historia tras Hulk (19 millones) y Danilo (13 millones). La entidad dirigida por Pinto Da Costa ya tuvo como socio a Doyen en las compras de Falcao, Mangala, Defour o Brahimi. Aunque todas ellas en unas condiciones bien distintas.

A pesar de la prohibición de la TPO, la cesión de partes de propiedad de jugadores a fondos de inversión tras la modificación impuesta por la FIFA el pasado 1 de mayo, el banquero del Porto, Nelio Lucas, director general de Doyen Sports, estaba sentado en un restaurante de la ciudad lusa junto a Giannelli Imbula la noche que se cerró su traspaso.

Con dicha transacción, la más cara de su historia, la estrategia financiera del Porto, hasta ahora, se centraba en financiar la compra de los jugadores más caros vendiendo un porcentaje de su propiedad a fondos de inversión. Al poseer, legalmente, el 100% de Imbula, el club adquiere un enorme riesgo para sus finanzas, cuyo equilibrio financiero ya era precario debido al elevado número de intereses que todavía está pagando a fondos de inversión y prestamistas.

Es por ello que exista una abundancia tan pronunciada de tesis sobre la corta estancia del exjugador del Marsella en el club portugués. Un traspaso el próximo verano parece una opción muy plausible.

En la rampa de salida

Luca Marchetti y Gianluca Di Marzo, periodistas de Sky Sports Italia, aseguran que Nelio Lucas, director general de Doyen, habría ‘colocado’ a Imbula en la entidad que dirige Pinto Da Costa bajo la promesa de que en un año se iría al AC Milan. En parte, para compensar la pérdida de Kondogbia en favor del Inter, y también, para convencer al muchacho de que aceptara el destino propuesto.

Doyen, tras mover a Kondogbia al Inter por 40 millones en el verano de 2015, podría hacer lo mismo con Imbula por una suma cercana (su cláusula de rescisión son 50 millones) a esa cantidad en el verano de 2016. El exGuingamp se convertiría en un gran negocio en apenas un año. A pesar de permanecer en vela la noche que fue contratado por el Porto, ya que su llegada estaba vinculada a la salida de Jackson Martínez, al Atlético de Madrid por 35 millones, y a la de Danilo, al Real Madrid por 31 millones. Dos transferencias en las que estaba involucrado Jorge Mendes, el gran enemigo de Doyen en el negocio del fútbol.

Todo esto supuso una derrota moral para el padre de Imbula, Willy Ndang, quien declaró a L’Equipe el 29 de diciembre de 2014: «Aproximadamente un mes antes de que Giannelli firmara por el Marsella tuve una reunión con un responsable del Chelsea. Pero esa gente quería dirigir el destino del jugador durante varios años, cediéndolo de aquí para allá hasta que se hiciera, o metiéndolo en alguna operación ventajosa para ellos si no. Tras ver el tinglado en el que están inmersos jugadores como Mangala o Kondogbia rechacé el dinero (1 millón de euros). El futbolista debe ser libre, elegir su propia carrera y su sueldo. No quiero ver a Giannelli con una correa alrededor del cuello».

Finalmente fichó por el Porto el 30 de junio pasado, club que ni siquiera estaba, siendo Valencia e Inter las preferencias personales del muchacho, en la lista de deseos de su hijo.

¿Quién es Doyen Sports?

Con clientes como el Atlético, Sevilla, Sporting de Gijón, Porto, Milan e Inter, entre otros, Doyen Sports es una filial del grupo Doyen, que está presente como inversor privado en mercados emergentes. La sociedad tiene su sede en Estambul, su división financiera en Londres (Doyen Capital) y la división deportiva (en funcionamiento desde 2011) está en Malta (Doyen Sports).

Entre sus principales socios se encuentra el grupo turco Tamince Fattah, propietario de la cadena Rixos Hotels y de Stars MediaGroup. Tamince está estrechamente vinculada a Erdogan, el presidente turco. En abril de 2013 Tamince vendió el 50% de sus acciones en Stars MediaGropu a SOCAR, la petrolera estatal de Azerbaiyán. Tres meses después de esta operación Azerbaiyán se convirtió en patrocinador del Atlético de Madrid.

El club madrileño es una de las estrellas principales de la galaxia Doyen Sports. Diego Simeone, es citado en el sitio web del grupo como una de las estrellas del fútbol internacional, junto a Neymar, Xavi o Januzaj.

Tevfik Arif (turcokazajo) es otro de los socios de Doyen. Fundador de Bayrock Group, con sede en Nueva York, colabora como socio inversor junto a Tamince Fattah y Donald Trump en la compra de bienes raíces. Erick Thóhir, dueño del Inter de Milán, magnate de los medios de comunicación de Indonesia, es otro de los grandes socios de Doyen. El resto, extrañamente, permanecen ocultos en un receloso anonimato.

5 comments on “¿A dónde vas, Giannelli Imbula?

  1. jbadenesr

    Todo esto creo que viene dado por la perdida de derechos de los clubes sobre los jugadores que ha formado,asi como por la precaria situacion economica de la mayoria de ellos.Entre el derecho de retencion que habia y lo que que existe ahora deberia haber un termino medio ,asi como un mayor control en los traspasos de niños.Si esto no se regula ,al final,los jugadores seran mercancia de verdad.

  2. Anónimo

    La FIFA no ha hecho nunca nada por estas cosas. Incluso ahora ha eliminado a los agentes FIFA que era lo mínimo que existía. Ahora, con los casos de corrupción, sabemos por qué nunca movió un dedo. Está en el ajo.

  3. Pingback: ¿Qué fondo de inversión hace tus fichajes? | THE BARRACA

  4. Pingback: Football Leaks más allá del morbo – THE BARRACA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s