Coses de futbol Mi Querido Tiburón.

Los ricos también quieren canteranos

Meriton insiste en implementar mejoras para convertir Paterna en un pilar del futuro Valencia. Una tendencia que se está extendiendo en el mundo del fútbol, incluso en proyectos millonarios como el del PSG o Manchester City. Pero, ¿cómo son las nuevas inversiones millonarias en formación? ¿Y qué buscan?

Con la estoicidad característica de alguien que siente no estar siendo escuchado, Layhoon lleva un año repitiendo de forma incesante un pasaje de su discurso que suele caer en saco roto ante un entorno empeñado en hacer oídos sordos, amante de caer en ensoñaciones diametralmente opuestas a las líneas que tanto en público como en privado esgrime la propiedad.

La importancia de la juventud y el peso de la cantera en el futuro del proyecto son los dos argumentos que Meriton cuela en cada alocución pública que realiza. Ya sea en sala de prensa o en junta de accionistas.

En la última, además, lo quiso acompañar con un motivo de peso. La inflación que está experimentando el mundo del fútbol gracias a los nuevos contratos de televisión, la concentración de la riqueza en manos de unos pocos, y la depreciación del campeonato local, dificultará cada vez más el acceso al mercado de grandes fichajes – y contratos – para entidades como el Valencia. Una tara que deberá sortear la institución fabricando sus propias estrellas en una coyuntura en la que sus ingresos le sitúan a años luz de los clubes de élite.

Dichas palabras pueden esconder un mensaje mucho más profundo, y no es otro que el periodo de inversión directa estipulado por el propietario ha llegado, o está cercano, a su fin. Algo que tarde o temprano sucede en todo proyecto de estas características. En el caso que nos ocupa se da otra circunstancia, coincidente en el tiempo, y es que también estamos ante el final de la carencia firmada con Bankia, y que en breve obligará al club a destinar una ingente cantidad de su reducido prepuesto a pagar deudas bancarias.

Aunque no escuchado en la ciudad que le acoge, el discurso de Meriton no es nuevo en el mundo de los magnates futboleros

En esta clase de inversiones es lógico que en los inicios exista un período de inyección masiva de capital para tornar competitivo al equipo de turno, dando paso a una etapa donde centrar los esfuerzos en el crecimiento del negocio. Puesto que la única manera de hacer sostenible a un club de fútbol es ayudándolo a generar recursos por sus propios medios en lugar de convertirlo en dependiente de las inyecciones millonarias de la propiedad.

Estas dificultades competitivas en el contexto de un fútbol cada vez más polarizado las entendieron muy bien en Alemania, donde en la actualidad las entidades no pueden competir en la Bundesliga si no cumplen con las exigencias de inversión en cantera que demanda la DFB.

Para mesurar el grado de relevancia que se le otorga al asunto en el país teutón basta con visitar al Friburgo. Un club cuyo presupuesto asciende a 18 millones de euros, el mayor de su historia, ha realizado un gasto de 10 millones en remodelar y acondicionar su academia. Esta obligación impuesta ha mutado la tendencia del fútbol alemán. De un 60% de jugadores extranjeros existentes en 2004 se pasó a un 60% de jugadores seleccionables en 2014, además de cambiar la fisionomía del futbolista local. Los hombres grandotes y atléticos dejaron paso a tipos de menor talla y mucho más técnicos.

Tal práctica no solo se ha convertido en una vía para encontrar talento competitivo a bajo coste, sino también como un modelo de negocio. El 10% de la facturación anual del Friburgo llega por la venta de jugadores de su escuela. Que además, ya representan a 10 de los 11 habituales de la alineación titular del primer equipo.

Este tipo de inversiones no son aisladas. El Schalke destinó 18 millones de euros a remodelar y acondicionar su escuela, y el Hamburgo presentó un ambicioso proyecto de academia cuya construcción ascenderá a 15 millones, en parte sufragados a través de pequeñas aportaciones de sus aficionados y socios. El del Eintracht Frankfurt es un complejo de tal nivel que solo el Manchester City puede presumir de poseer unas instalaciones como las suyas.

LayHoon advirtió que en breve se presentará en público la nueva fase de acondicionamiento de Paterna, llegando nuevos espacios y equipamientos que dispararán por mucho la inversión realizada hasta ahora en el complejo. Donde la tecnología aplicada al deporte tendrá un peso importante. Un claro ejemplo de la mejoras sufridas en la Ciudad Deportiva durante los últimos años lo encontramos en el personal, rondando ya los 80 trabajadores, el doble de los que había hace tres temporadas.

Un postulado coherente si atendemos al nombramiento de Alesanco y su deseo de que en el futuro, al menos, un 50% del primer equipo esté compuesto por jugadores salidos de la casa. Manteniéndose en consonancia con el proyecto original de la Gloval Academy iniciado bajo el mandato de Amadeo Salvo y que muchos dieron por enterrado tras la salida del mismo y su mano derecha, Rufete.

Pero, ¿será suficiente para los retos que se presentan? A expensas de tener una nueva Ciudad Deportiva donde poder desarrollar un mejor plan, las mejoras en Paterna se antojan temporales, y muy alejadas del nivel de otros proyectos inspirados en la formación como pilar de un primer equipo competitivo. Si es que el discurso de Meriton es sincero.

El Chelsea utiliza su cantera como fuente de negocio en lugar de como semillero para nutrir al primer equipo

En el Chelsea descubrimos un buen ejemplo de club de élite con una de las mejores academias del mundo. Aunque éstos, en lugar de hacer uso de ella para nutrir al primer equipo, la utilizan como fuente de financiación. Los blues cuentan con decenas de jugadores cedidos por Europa, captados a temprana edad, con los que suele hacer caja vendiéndolos a equipos de segundo o tercer nivel, incluso como moneda de cambio en operaciones de traspaso, sin ni siquiera haberles dado una oportunidad en el primer equipo.

Una de las ventajas de la cantera es que siempre es rentable invertir en formación. Incluso provechoso aunque las hornadas no acaben siendo útiles para el primer equipo.

Hay otros mucho proyectos, más ambiciosos y de otra naturaleza, como el de PSG, que aún está lejos de dar frutos visibles al estar en proceso de delineación. Y alguno más madurado, como el del Manchester City. En éste, y en el del Southampton (proyecto del que está enamorado Gary Neville, amigo, socio y asesor de Peter Lim), nos vamos a detener, sobre todo, por ser dos modelos que hacen gala de un discurso similar al esgrimido por Meriton, y porque ambos buscan el mismo objetivo, competir y ganar con una plantilla reforzada por talento casero.

En The Alan Turing Way

Brian Marwood, director de la academia, aprovechó el discurso de inauguración de la nueva Ciudad Deportiva del Man.City para reivindicarse ante el público asistente. «Dijeron que veníamos a destruir el fútbol, nadie creyó en nosotros, y sufrimos un amplio y prolongado desprecio. Hoy estamos aquí para decirle al mundo que el proyecto del City no es efímero».

Ahora, los cientos de hinchas que caminan por The Alan Turing Way, el camino que separa el Etihad Stadium de la Etihad Academy, contemplan embelesados un imponente complejo natural – se plantaron 20 mil árboles – de acero y cristal cuya construcción se situó en los 204 millones de coste. «Sólo cuando presentamos el proyecto la gente empezó a tomarnos en serio» confesó Marwood en The Telegraph hace justo un año. Cuando fue inaugurado.

El nivel de perfeccionismo de un lugar concebido para formar jugadores de élite fue tan elevado que llegaron a contratar a expertos del sueño para diseñar y configurar las habitaciones que ocuparán los muchachos de la escuela. «El objetivo es que en el futuro 6 jugadores del once titular del Manchester City hayan salido de nuestra academia», dice Marwood.

Afirmación que invita a pensar en equipos juveniles repletos de brasileños, algo que desmonta los datos: El 70% de los jugadores que conforman la escuela son ingleses. Y es una cifra imposible de modificar por imperativo legal de la FA.

«El club ya no ficha un jugador sin estar seguro de lo que quiere. Aprendimos de los errores del pasado»

Alguien que no es británico, Patrick Vieira, es el entrenador de referencia de la escuela, además del elefante blanco del proyecto, cuya tarea en los equipos de formación le otorga un lugar de privilegio en los planes del City; que no son otros que convertirlo en un corto periodo de tiempo en entrenador del primer equipo. Su nombramiento, en palabras de Marwood, será el indicador de que la maquinaria de la Etihad Academy está lista para empezar a dar sus primeros frutos.

«El club ya no ficha un jugador sin estar seguro de lo que quiere. Aprendimos de los errores del pasado, aquellas inversiones millonarias en Robinho, Tévez y Balloteli son historia», seguía confesando Marwood en las páginas del Telegraph. Ahora hay un plan en la estrategia deportiva del club, empujado por las propias restricciones de la FA y el Fair Play Financiero. Pero ambicioso: Bajo coste y alto rendimiento.

Uno de los aspectos que dan contexto a la monumentalidad del proyecto de cantera del equipo mancuniano se encuentra en las cifras. El club tiene 20 ojeadores dedicados exclusivamente a tareas de captación, mientras para el primer equipo sólo dispone de 4 personas. En un entorno construido y diseñado para buscar el éxito, la tarea del psicólogo alcanza una relevancia significativa, todo un departamento de doctores de la salud mental se encarga de estudiar y evaluar a los jóvenes, en prevención de ansiedades, pánicos y depresiones.

A lo que ayuda el diseño del espacio, concebido para evitar que los jóvenes hagan vida en sus habitaciones. Está todo pensado para fomentar las relaciones personales y la convivencia. Se trata de formar una gran familia, algo a lo que contribuye el primer equipo, mezclado en gimnasios o comedores con los muchachos, «con el fin de hacerles ver que el primer equipo no es un objetivo lejano ni imposible, que son como ellos, y están ahí, a su lado, como uno más», esgrime el director.

Psicologia, preparación, tecnologia, éxito, confluyen en la sala de visionado donde se puede observar a toda la prole de canteranos ante un ordenador estudiando a su próximo rival, observando sus movimientos, y acompañados cada uno por un analista junto con el que repasan sus entrenamientos y partidos para corregir errores propios. «Estamos desarrollando una filosofia. Como hicieron en el pasado el Bayern, el Ajax o el Barcelona», confiesa Marwood.

Todo el plan de formación está enfocado a formar jugadores de élite, sí, y la exigencia es máxima, también. Pero no se descuida a la persona. Los estudios y el ocio adquieren tanta relevancia como los entrenamientos.

CFA-option-1

Tan concienzudo fue el diseño del complejo que se presentaron 19 borradores distintos del proyecto antes de aprobar el definitivo. Una tarea que se dilató durante seis años. No sin antes viajar por medio mundo buscando motivos de inspiración; la Etihad Academy bebió de fuentes como la escuela del Arsenal, los NY Knicks o la Aspire además del Instituto Australiano del Deporte; uno de los mejores centros de alto rendimiento del mundo.

De esas visitas salió un edificio de tres plantas dedicado a los datos y a la ciencia. Es el Milan Lab del Man.City. En la sala de la piscina hay un socorrista y tres hidroterapeutas, como también una cinta de hidromasaje y cuatro cámaras submarinas. Sala de yoga, pilates, criogeniación y una cámara hipóxica. Además de un departamento completo de biomecánica. Todo enfocado a la recuperación del futbolista, prácticas que pueden prolongar varios años, a un alto nivel, la carrera del jugador.

¿Amb diners torrons? «Los dueños fueron implacables, nos exigían justificar cada céntimo gastado en el proyecto. No hay ni una sola libra invertida sin haber estudiado antes si era necesario». Pudo haber sido mucho mejor cuenta Marwood, ya que en el penúltimo borrador se incluía un campo de entrenamiento cerrado donde poder reproducir condiciones climáticas determinadas para preparar los partidos en situaciones reales «pero era demasiado caro, se nos disparaba el presupuesto».

St. Mary’s Training Centre

Liebherr hizo todo lo que hace un propietario nada más aterrizar en un club de fútbol, prometer el paraíso. En su caso, devolver a los Saints a la Premier League en cinco años. Lo consiguió en tres, escalando dos categorías, las mismas que le separaban de la primera división cuando adquirió el club.

La vida bajo los Liebherr – americanos, dueños de franquicias de la NHL – ha sido siempre un tanto precipitada. En su regreso a la gloria, el equipo dirigido por Pochettino se convirtió en la sensación del campeonato, compuesto por una base de muchachos salidos de su academia. Una tradición, la de formar talento, muy arraigada en el club del sur de Inglaterra. Bale, Theo Walcott o Oxlade-Chamberlain son algunos de sus últimos clásicos. Aunque todos formaron parte de un club con otro enfoque y propósito en la formación de jugadores.

Aquel éxito inmediato hizo que en el verano de 2013 los Saints perdieran a seis integrantes de su once titular, incluidos el capitán y el entrenador, que decidió aceptar la oferta del Tottenham. Tal torbellino hizo presagiar que los malos tiempos, aquellos que les habían llevado hasta la League One en un carrusel de descensos fulgurantes, volvían a gobernar St. Mary.

«No vamos a cometer locuras por haber vuelto a la Premier antes de lo previsto»

Pero el proyecto emprendido en 2010 por los nuevos dueños era mucho más solido de lo que se llegó a imaginar la gente, volteada en furia contra los nuevos gestores ante la facilidad que tenían para aceptar ofertas de traspaso que granjearon al club más de 120 millones de euros en ventas en un solo verano.

«Estamos en el primer año de un nuevo plan de seis u ocho años, no vamos a cometer locuras por haber vuelto a la Premier antes de lo previsto. Competiremos al máximo nivel, pero siempre dentro de nuestras posibilidades». Se defendía el club.

En el impasse, en sus tiempos en el infierno, el Southampton invirtió el dinero en instalaciones. Aumentó su personal en la ciudad deportiva de 14 a 75 miembros y se formaron departamentos de análisis, tecnología y en formar una amplía red de ojeadores encargados de captar jugadores desde los 8 hasta los 25 años. Un plan integral desde la escuela al primer equipo. De abajo hacia arriba.

La resurrección del Southampton, cuando todo el mundo lo daba como candidato seguro al descenso, fue inesperada para el público, pero no para sus gestores. Inmutables en su seguridad.

Southampton_2

El grupo comandado por Koeman, un perfil de entrenador buscado a conciencia por su experiencia con jóvenes talentos, llegó a liderar el campeonato en el ecuador de la primera vuelta, finalizando el curso entre los siete primeros. Mejorando la clasificación con Pochettino y los seis jugadores titulares traspasados el año anterior.

La segunda acusación que sufrieron los Liebherr (ahora el club está en manos de Katerina Liebherr, hija del difunto patrón), fue usar la entidad como granja de jugadores. Una afirmación que se encargó de desmentir el propio dueño. «Buscamos un equilibrio entre inversión y formación. El objetivo a largo plazo es que el 50% del primer equipo esté formado por jugadores salidos de nuestra academia. La otra mitad llegará vía contratación. El segundo paso es situar al club en competiciones europeas de forma regular, aspirando a ganar títulos. Incluso, por qué no, la misma Premier League. Pero lo haremos con nuestra filosofía. No tenemos capacidad para atraer a grandes jugadores, pero sí para formarlos».

El St. Mary’s Training Centre está concebido para romper mitos. De momento el club ha clasificado siempre por encima del lugar que debería ocupar por presupuesto. Un éxito que  levantó no pocas voces reclamando un mayor gasto ‘en busca de acelerar el proceso’, pero la familia Liebherr se mantiene fiel a su hoja de ruta. «Mantenemos la cabeza fría, no vamos a desviarnos del camino por ver la clasificación para Europa tan cerca. Por supuesto que queremos jugar competiciones internacionales, pero nos clasificaremos dentro de nuestras posibilidades y siguiendo nuestro plan. No vamos a variar eso». Es el discurso público del Southampton.

Tales precauciones contentan a la mayoría de sus aficionados, que en 2005 vieron como ponían fin a su estancia en la élite – de forma ininterrumpida desde 1975 – para entrar en una espiral de ruinas y descensos por haber querido jugar a ser grandes. El club, ahora, posee un lujo que no se puede permitir la inmensidad de sus rivales: Mantener la fe en una idea.

5 comments on “Los ricos también quieren canteranos

  1. Que bonico seria un projecte com eixos …pero q por en fa l’aficcio blanquinegra i la seu paciencia.Lo unic q en dona un poc d esperanza es que un amo es mes dificil d influenciar per el entorn, q les directives q hem tingut fins ara.

  2. No se entiende que busquen eso y tu “fichador” sea Mendes, en lugar de tener un secretaría técnica y grupo de ojeadores; después, el problema de clubes como el PSG es que dejan escapar a presumibles futuros cracks como Coman porque no encuentran sitio debido a los multimillonarios fichajes. Fichajes millonarios y apuesta por la cantera es un oxímoron.

    • Sostener en el tiempo inversiones de ese calibre no es rentable. Ni si quiera para el Real Madrid, que tiene una consolidación que no tendrán nunca ni PSG ni City…etc

  3. Artículo muy completo con explicación del futuro del mundo de lis fichajes y la potenciacion de las canteras. La conclusión es que si los proyectos tipo Meriton del Valencia, al inicio hacen una inversión masiva para mejorar la competitividad del equipo, y en el caso del Valencia, el equipo es un fracaso en cuanto a calidad deportiva, tanto por carencias técnicas, como tácticas, se vislumbra un mal panorama deportivo, con una masa social que responderá negativamente, y con razón, a una carente política deportiva, ennegrecida (no va por Negredo) por la presencia preeminente de un intermediario como alma mater de la política de fichajes de nuestro equipo.Ojalá las sombras que nos amenazan desaparezcan , con un nuevo sol que ilumine una política deportiva profesional, no gobernada por el enchufismo y los intereses expúrdo y torticeros. Amunt Valencia.

  4. Y en vez de comprar jovenes promesas a precio de oro, pues las tendremos en casa y podremos optar a verderlas o que jueguen en el primer equipo, me parece muy buena idea, veremos los que lo ven todo negro que piensan al respecto, pero seguro que ven el vaso medio lleno y diran que es para venderlos luego y llenarse lis bolsillos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s