Coses de futbol Mi Querido Tiburón.

El precio de ir al fútbol

En Europa se suceden las protestas de aficionados y agrupaciones por las continuas subidas de los precios de las entradas. El encarecimiento del fútbol ha sido tan pronunciado que clubes como el Tottenham exigen 1000 euros para conseguir uno de sus abonos de temporada más económicos.

En su último encuentro como local, los aficionados del Liverpool abandonaron el estadio en el minuto 77 en señal de protesta por la subida de los precios de las entradas que anunció el club para el próximo curso; el minuto, lejos de ser elegido al azar, corresponde con la cantidad de libras de más que estaban dispuestos a cobrarles a los hinchas que quisieran acudir a Anfield en 2017.

La oleada de protestas tuvo su efecto, ya que la entidad de Merseyside se retractó de sus intenciones y congelará los precios. Es la última acción de un creciente malestar en las islas, que desde hace tres años, nos ha dejado ver infinidad de iniciativas de los supporters en un intento popular de frenar el terrible encarecimiento del coste de acudir a sus estadios. Enough is Enough (ya es suficiente) o Football whitout fans is nothing (el fútbol sin aficionados no es nada), son pancartas recurrentes tanto en sus gradas como fuera de ellas.

Paradójicamente, tras firmar el mayor contrato televisivo de la historia del fútbol, en Inglaterra se esperaba una bajada sustancial de precios, pero lejos de eso, gran parte de los clubes tienen previsto subirlos de cara al próximo curso. Muchos, como el propio Liverpool, intentan compensar los ingresos de menos que les otorga un estadio de reducido tamaño respecto a rivales con mayores posibilidades.

Según la BBC, un millar de británicos viajan cada siete días a la Bundesliga, buscando precios más asequibles y experiencias más enriquecedoras

A las afueras del Parque de los Príncipes, desde hace cuatro años, se congregan centenares de aficionados del PSG reclamando el derecho a poder ver a los suyos. Tras la llegada de los jeques, el precio de las entradas se multiplicó por tres, expulsando del mismo a un público que en su mayoría provenía de los suburbios. Un equipo millonario en un estadio rendido a la clase alta parisina ha dejado como herencia un recinto mudo y frío, alejado de los días donde el Parque era el estadio más bullanguero de Francia.

La estrategia del club francés es relacionar la marca PSG con el glamour de la ciudad de la luz en lugar de seguir ligado a sus clases más populares, las únicas que han sustentado a la entidad desde su fundación.

«Es más barato venir aquí cada dos semanas que ver a mi equipo todo un año», nos decía un aficionado del Aston Villa la temporada pasada, forma parte de los disidentes del fútbol moderno, una ristra de personas que viajan a la Bundesliga cada semana para experimentar, a un módico precio, el placer del fútbol y las generales de pie. Según la BBC, un millar de británicos emprenden ese viaje cada siete días.

A pesar de contar con los precios más asequibles de las grandes ligas, en las gradas alemanas tampoco se vive feliz. Dos años atrás, una marea de protestas por todo el país mostró el malestar de los aficionados para con la subida del 10% en los precios que habían pactado los clubes. En este caso, sus quejas no tuvieron éxito.

Los abonos más caros de europa

Según el campeonato que se visite, el modelo de venta de abonos varía. En Alemania, entre el 25% y el 35% del aforo queda reservado para abonos, dejando el resto en entradas sueltas para venta en taquilla. En la LFP, es habitual que casi todo el aforo se saque en abonos de temporada. Pero incluso así, las diferencias de precios entre campeonatos es abismal.

Evidentemente, destaca sobremanera la Premier League, donde equipos como el Tottenham reclaman 1025 euros por cualquiera de sus pases más económicos. También hay una relación estrecha entre la capacidad del estadio y los precios. En recintos de mayor capacidad, los abonos tienden a ir a la baja. Mientras que ante recintos más reducidos, los precios suelen situarse por las nubes. Llama la atención el caso del Arsenal, el único con un estadio mayor de 50 mil espectadores que supera los 713 euros en sus precios mínimos.

prix-billets-abonnements
Precios de los abonos en Europa

En las zonas VIP o más caras, el PSG se lleva la palma con montantes que rondan los 3000 euros, una cantidad acorde al nivel de vida de las grandes capitales europeas; puesto que son éstas, Londres, Milan, Roma, Madrid y Paris, las que exigen mayor gasto para acceder a sus mejores zonas.

Mestalla es barato

En el caso valencianista la reducción de precios ha sido evidente. Sobre todo teniendo en cuenta que estamos situados en un entorno donde el negocio del fútbol no deja de crecer, con previsiones para los próximos años muy por encima de las que tiene el FMI para la zona euro. El abono más barato en 2002 se situaba en 225 euros para los no accionistas. Este curso, esa cifra se ha reducido hasta los 200 euros, siendo el 18º equipo de Europa con el abono más asequible; el 11º de las grandes ligas; el 2º si no salimos del ámbito de la LFP. De hecho, es la segunda entidad con un estadio no superior a los 50 mil espectadores con los precios más baratos de todo el continente.

Las entradas más económicas de Europa

A pesar de ello, hemos visto actitudes caprichosas durante el presente curso. Con entradas para partidos de rondas finales situadas a 10 euros, las más económicas del panorama, hubieron quejas en amplios sectores del valencianismo. Y gradas vacías. La entidad del murciélago no sólo fija sus abonos de temporada entre los más accesibles, sino que es la cuarta entidad con las entradas más económicas de la zona euro.

Por ejemplo, acudir a Stamford Bridge e invitar a un amigo a ver un partido del Chelsea puede valer lo mismo que sacarse un abono de temporada en Mestalla.

A la hora de fijar la política de precios en taquillas, los clubes varían su estrategia respecto a los abonos. Por ello vemos a muchos con los pases más baratos situados entre los que tienen sus precios en taquilla más altos. Es una medida, en muchos casos, que busca favorecer la venta de abonos, encareciendo el acceso al espectador esporádico. Habitual a acudir únicamente en momentos de gloria o a visitas de equipos rutilantes.

prix-billets-billets
Precios de las entradas en taquilla

En este caso la Bundesliga sigue diferenciándose del resto. Las entradas más caras en Alemania cuestan lo mismo que los tickets más baratos en la Premier League. Por concretar, podemos observar como el billete más caro en el Allianz Arena, se sitúa al mismo nivel que el más barato en el estadio del Chelsea.

En ese supuesto hay que tener en cuenta la disponibilidad. Dependiendo de la política de abonos de cada entidad, puede darse el caso que la cantidad de papel en taquillas sea muy reducido, y sólo salgan a la venta zonas caras que quedaron por vender en las campañas veraniegas.

Los reyes de la taquilla

No es sorprendente que ante estos datos la liga inglesa reine sobre todas las demás en recaudación por taquilla. El campeonato de su majestad facturó 685 millones por este concepto durante el pasado ejercicio. Sigue siendo llamativo, que en un mundo donde los ingresos por televisión tienen un peso tan pronunciado (en algunos casos esta partida supone el 70% del total), la venta de localidades no haya dejado de subir, al unisono con sus precios, durante la última década.

Según el último estudio presentado por la UEFA sobre licencias y juego limpio financiero, los precios, de media, aumentaron por dos en este período de diez años.

Dibujo
Ligas con más ingresos por taquilla

A pesar de estas condiciones los únicos campeonatos con problemas de afluencia son Italia, carcomida por la violencia y el control de los Ultras de las gradas, y una Liga BBVA sumida en la intrascendencia. El Arsenal, a pesar de contar con los precios más elevados consigue alcanzar 60 mil abonados por temporada. Disponer de un recinto de dimensiones parece ser el otro condicionante para el éxito. Cuatro de los cinco clubes que más afluencia de espectadores congregan en toda Europa poseen estadios que superan las 75 mil butacas.

La brecha de la capacidad es la que arrastra a muchos a elevar sus precios para compensar lo máximo posible las distancias en ingresos con sus principales competidores. Es el motivo por el cual, la Premier League, a pesar de contar sólo con tres estadios que alcanzan o superan los 50 mil espectadores, consigue ser el campeonato que más dinero ingresa por venta de entradas/abonos. Aventajando en 211 millones a una Bundesliga donde existen cuatro estadios que sobrepasan los 70 mil espectadores de capacidad, y seis que alcanzan o superan los 50 mil.

Producto de lujo

Las protestas ya son habituales en todo campeonatos rico que posea diversidad entre sus sociedades a la hora de militar por uno u otro club. La Bundesliga, aun con sus imperfecciones domesticas, es la única organización donde sus integrantes siguen trabajando para favorecer el acceso a las clases más populares.

Pero en general, se observa como la tendencia de los clubes es intentar atraer a un público con mayor poder adquisitivo, y conducirlos a una espiral consumista desde que entran hasta que salen del recinto, transformando de forma paulatina la experiencia de asistir a un encuentro en un producto de lujo.

Está por ver hasta dónde llega el grado de tolerancia de los aficionados con unos precios en constante alza, en un entorno donde la brecha entre ricos y pobres no cesa en una Europa azotada por la crisis. Y sobre todo, dónde conduce tal inclinación, que ha llevado a muchos clubes a perder los ambientes de grada que les hicieron peculiares en el pasado.

La primera consecuencia mesurable de estas prácticas es que la media de edad del público que acude a un partido está cercana a los 50 años en la Premier League, y rozando los 45 en la Liga BBVA. Se da el caso, por reincidir en la visión inglesa del asunto, donde los jóvenes abarrotan los pubs que rodean el estadio mientras una legión de turistas y gente de mediana edad, van copando los accesos del recinto.

El fútbol, de una forma premeditada, ha decidido alejarse de las clases obreras que le otorgaron la relevancia de la que presume en la actualidad, para asemejarse de una forma progresiva a la industria del entretenimiento.

9 comments on “El precio de ir al fútbol

  1. Her Ralf

    Vale que la Premier es un espectáculo, pero no deja de tener huevos que el pase del Bournemouth (por ejemplo) sea el 6º más caro. Una locura. http://elfutbolparailustrados.blogspot.com.es/

  2. En Frankfurt tuve que gastarme 40 eurazos para entrar porque las entradas más baratas estaban reservadas para familias con niños pequeños o menores de 20 años.

    • Allí triunfan los KinderKlubs y las gradas familiares, donde más es en Frankfurt. Al Schalke puede entrar una familia de 4 miembros por 30 euros.

  3. Y aún así se llenan los estadios ¿no?. No he visto Mestalla lleno en todos los partidos y a veces en algunos cruciales como los de champions. Algo falla a pesar de tener las algunas de las entradas más baratas.

  4. Mono Canalla

    Ah, con que esas tenemos? Es que ese es el precio por tener la best fucking league in the world, que no te sirve para ganar en Europa porque no tienen tiempo de hacerle caso porque están todos tratando de competir por su best fucking league in the world que de todas formas va a ganar el Leicester, pero eso sí, les da para robar a Pedro Chirivella o fichar a Shaqiri al Inter cuando eres de media tabla, esa es la grandeza a la que aspiran. Porque nunca van a robar a ninguna de las diez mejores estrellas de la liga española, la alemana, o las cinco mejores de la italiana. Solo de ceban con los negros de la liga francesa porque el gobierno francés prefiere que los excesos los paguen los clubs a base de impuestos y no el aficionado como en esa best fucking league in the world donde no saben cómo pronunciar “Cazorla”. Que orgullo que los ex coloniales de la Commonwealth de hace cien años que ahora son ricos quieran invertir en mi club porque somos la fucking league in the world y así puedo ver a mi equipo con orgullo desde la tele del salón o ir al estadio renunciando a comprar regalos de Navidad este año. Total, la Navidad me la iba a pasar fuera de casa, que tenemos la boxing day que es el orgullo del fucking world. Y tenemos a Firmino, no como otros. Y a Essien. Ah, no, que Essien ya no juega. Y que malo es el FIFA 16, que saca a nuestros jugadores con una puntuación bajísima y eso que hemos pagado más de veinte millones de euros por cada uno, pero si son más malos que los de la Serie A que cuestan cuatro duros. Que malo es el FIFA, que hace todo su PR mundial enfocado a Inglaterra, que es la fucking…

  5. Y el VCF cuando se acuerda de la gente?

    Prohibir entrar pancartas del grupo de animacion del vcf a Mestalla, prohibir la cesion de pases en la grada joven, no vender entradas en cierto sector del campo, negarse a sentarse a dialogar cn el aficionado de a pie, hacer pagar a la minima q pueden al abonado, fijar horarios incomodisimos xa el aficionado xo buenos xa las televisiones…eso es maltratar a tu masa social. Y somos los q estuvimos, los q estamos y x supuesto los q estaremos. Vcf o mort!

    No al futbol moderno! El futbol debe ser xa el aficionado!

  6. En Alemania más barato aún.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s