Destinació Futbol Futbol després del mur

Agosto en el barrio ateo de Glasgow

Escondido entre protestantes y católicos, en el pequeño barrio de Firhill, vive el Partick Thistle, el club ateo de Glasgow y el equipo que atrae las simpatías de la intelectualidad local. Ante el inminente regreso del Rangers a la Premier, recordamos este paseo por la ciudad durante agosto de 2015 para conocer al equipo rebelde de la urbe más grande de Escocia.

Primero beben, luego se miran instaurando así el turno de palabra, y con esas pintas de duende irlandés que visten pasan sin dilación al ataque.

— La liquidación del Rangers es lo mejor que le ha ocurrido al fútbol escocés.
— La Premier ha mejorado mucho, va más gente a los estadios, y al Celtic le cuesta más ganar los partidos. Todo el mundo está mucho más motivado porque ve más opciones.

— Y el regreso del Rangers el año próximo, ¿cómo lo veis?
—No debería ocurrir, estamos muy bien sin ellos.

Fuera del Star&Garter, un pequeño pub rodeado de edificios de ladrillo rojo a las puertas del Firhill Park, llueve. Agosto en Glasgow no es más que un invierno en suspensión, la gente deambula con chaquetas y la testa enfocada al suelo maldiciendo una ventisca que en ocasiones invita a imaginar a Jon Nieve, en aparición estelar, advirtiéndonos de la llegada de caminantes blancos.

Bill Spencer y Dennis Mckenzie hablan con cierta sorna sobre lo glorioso del derrumbe del Rangers, mientras un extraño calor invade la estancia al tiempo que la mesa se llena de pintas y aspavientos, carcajadas y explicaciones detalladas sobre un club muy peculiar: El suyo. Pero sus palabras encierran verdad. Los pronósticos de catástrofe que anunciaron el fin de la liga escocesa tras la caída de los gers mutó en una extraña revitalización del campeonato local.

La campaña emprendida por los hinchas del Aberdeen, SellOut Saturday, para contrarestar la oleada de desazón iniciada en los medios consiguió movilizar al aficionado medio escocés.

«Es incompatible creer en Dios y apoyar al Thistle»

Ambos militan en el bando del Partick Thistle, el equipo ateo de Glasgow, una entidad que desde los años 50 es sinónimo de mofas y burlas, al que llegaron a conocer como los Magiares de Maryhill Road, y no precisamente por emular el fútbol total del combinado de Puskas.

«Es incompatible creer en Dios y apoyar al Thistle», afirma con rotundidad el historiador escocés Niall Ferguson. Uno de los hinchas más famosos de la entidad. Por algo, en las gradas del Firhill Stadium el cántico más habitual que resuena en un recinto sacado de los años 20 dice «hello hello, how do you do, we hate the boys in royal blue, we hate the boys in emerald green, we are the Partick Thistle, so fuck the Pope and fuck the Queen». Una versión moderada de otro popularizado a mediados del siglo XX que hablaba sobre el odio a los católicos, a los protestantes, a los judíos y musulmanes y el amor que profesaban a los jags; la única creencia admitida por sus aficionados.

Dicho espíritu rebelde y alegre les ha llevado en este período de vacancia a tildar el Thistle-Celtic como el New Old Firm. Y no es una afirmación exagerada, desde sus inicios el equipo humilde de Glasgow se ha diferenciado de sus vecinos. Utiliza el cardo como escudo, símbolo nacional escocés, en detrimento del trébol irlandés del Celtic y los emblemas británicos del Rangers.

Labraron sus cuitas con los Leones de Lisboa en 1972, cuando éstos llegaban de perder una final de Copa de Europa ante el Feyenoord e iniciaban el asalto a su quinta Copa de la Liga consecutiva.

En aquella primavera, Sam Leitch, narrador de la BBC, presentó la final con una frase que se ha convertido en mítica hasta el punto de permanecer grabada en pancartas, camisolas y stands. «Desde Escocia, último partido de la Copa de la Liga en el estadio Hampden Park. El Celtic se enfrenta al Partick Thistle, quien no tiene ninguna posibilidad de vencer»; la copa viajaría en el autobús del Thistle tras endosarle un 4-1 al conjunto de Jock Stein. Junto a la FA Cup de 1921, sigue siendo el único título que se exhibe en las vitrinas de Maryhill Road.

rAVUFRH

Calles encharcadas y un aire frío acompañan en el paseo por un barrio decorado con murales que evocan glorias pasadas y épicas actuales de la escuadra local. De una forma u otra, los colores amarillo y rojo asaltan cada pared a golpe de arte urbano.

Un hecho peculiar, teniendo en cuenta que el Thistle toma nombre de un barrio en el que hace 100 años que no juega. «Somos los únicos en Glasgow con dos barrios a nuestros pies», suelta Dennis entre carcajadas. Pero tienen mucho más que eso, tienen a gran parte de la intelectualidad local militando en su bando.

Firhill no está muy alejado del glamour del centro de Glasgow y de las zonas más turísticas. Sus calles serpentean entre preciosas casitas solariegas y edificios de tez obrera o pose humilde que esconde una vecindad aburguesada, compuesta por comerciantes de la elegante Great Western Road; catedráticos y estudiantes universitarios; abogados y ejecutivos del pudiente y vecino barrio de Kelvingrove conformando una especie de extrarradio a las puertas del núcleo de la ciudad.

Estética adoptada por un estadio cuya fachada principal se confunde con un bloque de apartamentos más.

—¿Por qué los artistas e intelectuales locales son del Partick Thistle?
—Por libertad. Toda esa mierda del Old Firm no es más que una batalla entre fanáticos religiosos. Estos últimos 20 años está muy calmado, pero en el pasado era una locura, se hacían barbaridades. Siempre en nombre de la religión, camuflado con fútbol; el fútbol siempre fue la excusa para ellos. Hay mucha porqueria política y eso atrae a mucha gente, pero también espanta a otra.

—Bill.
—Por lo general, la gente de cierto nivel intelectual es agnóstica y laica. Muchos directamente son ateos. Nosotros somos un club de fútbol escocés, sin más, no hay un sesgo religioso ni étnico detrás. Somos tremendamente malos, pero vamos al campo a pasarlo bien, no a rezarle al Papa o a bailarle el agua a la Reina. Eso no nos importa lo más mínimo. Por eso a muchos que les escama todo lo que arrastra el Old Firm encuentra en nosotros la alternativa ideal. También ayuda poder afirmar ser del Thistle sin miedo a que te rompan la cara.

Pet Fleet, de los Holy Mountain, es uno de los referentes del artisteo que acude al Firhill Stadium con asiduidad. Pero fue el artista David Shrigley el hombre que puso al club en el mapa gracias a Kingsley, la horrenda mascota diseñada por él y que dio la vuelta al mundo ante su extraña deformidad.

El bicho amarillo ya es un referente del Thistle. Un punto burlesco más en su leyenda, y un éxito comercial tan pronunciado que las camisetas con su rostro se venden más que las del primer equipo. No es de extrañar que ante la repercusión planetaria que adquirió, la propia entidad calificara el hecho como «el mayor éxito publicitario en la historia del fútbol escocés».

JS67210186
La importancia del contrapeso que ejerce el Thistle se ve reflejado en la biografía de la población futbolera de Glasgow. Un elevado porcentaje de hinchas de los grandes de la ciudad confiesa que de niños apoyaban a los jags. Culpando a unas madres que trataban de evitar por todos los medios que se adentraran en las miserias del Old Firm a tan temprana edad.

Pero la desaparición del Rangers no sólo es celebrada por aficionados socarrones. Los propios clubes votaron a favor de su expulsión de la liga cuando se declaró en quiebra, todos a excepción del Celtic. Quizá, el único que se haya visto perjudicado por la caída del eterno rival.

En términos generales, las distancias en estos cinco años se han acortado de forma notable; pero no ha sido tiempo suficiente para que tales progresos ayuden a desbancar a los católicos de Glasgow. Ese período, el de mayor posibilidad de romper el dominio establecido, coincidirá con el regreso del nuevo Rangers a la Premier, cuyo devenir en la competición es toda una incógnita debido a sus maltrechas finanzas.

«No deberían dejarle volver; sigue haciendo trampas», braman casi al unisono Bill y Dennis encerrados todavía en el Star&Garter. No son pocos quienes auguran un destino nefasto a un The New Co de economía lastrada por cinco años en los infiernos y un empeño enfermizo por mantener su estatus de gigante escocés a pesar de pasearse por las catacumbas del fútbol amateur.

—¿Cómo será recibido el Rangers?
—Con desprecio.

«Kingsley nos llevará al cielo. Gracias a esa cosa muchos se han acercado a conocer al Thistle»

El New Old Firm deja duelos en el Firhill Stadium donde la electricidad recorre los graderíos y el ambiente transporta a tiempos mejores. Gritos de burla y chanza contra el rival componen su atmósfera. Es un derby, pero parece un carnaval. El Celtic encontró un nuevo enemigo ciudadano al tropezar con este pequeño y rebelde club de trazas burlescas.

La idiosincrasia del XI del cardo le hace incompatible con las alturas. Aunque el choque ideológico está presente.

Son los detalles los que convierten en imbatible al equipo más pequeño de la ciudad más grande de Escocia. Como ver a sus jugadores, rozando el amateurismo, disfrazarse de bailarina, o de cualquier otra cosa, como de vaca, cuando cometen alguna indisciplina o se expulsan de forma estúpida en un partido; dejarse fotografiar por la prensa durante el entrenamiento forma parte del castigo.

Lucen orgullosos y sin complejos ese punto goyesco que les otorgó el mundo hace sesenta años. «El fútbol es diversión, pasión, la vida es lo serio. Esos del Celtic o del Rangers se lo toman todo a la tremenda y parece que estén siempre estreñidos», Dennis al ataque.

El Thistle bien podría formar parte de la red de clubes alternativos que abordan Europa y que forman St.Pauli, Livorno o Rayo Vallecano… «Nos falta repercusión para eso», comenta Bill. «Kingsley nos llevará al cielo. Gracias a esa cosa muchos se han acercado a conocer al Thistle y a preguntar por él. Ya hemos sacado la cabeza, es un primer paso». Así empieza agosto en el barrio ateo de Glasgow.

0 comments on “Agosto en el barrio ateo de Glasgow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s