Antiherois. Equipiers Equips de llegenda Història VCF

Es Johnny Rep

Icono del fútbol de los 70, Johnny Rep busca a sus 65 años un trabajo que le de sustento. De regates exóticos y velocidad endiablada fue uno de los mejores jugadores del gran Ajax de Cruyff. Acabó pasando por el Valencia, configurando el mejor tridente que ha visto Mestalla; un equipo llamado a grandes cosas que se echó a perder por la ausencia de exigencia y la pasión de sus estrellas por la vida nocturna de la ciudad.

Ser Johnny Rep es vivir atrapado en la vorágine. Llegó tarde a todo, incluso a la vida. Es una pieza suelta en un puzzle complejo.

A sus 65 años dice buscar trabajo. Luce la barriga típica de las edades, recortó su cabellera y con una sonrisa melancólica y desapasionada confiesa que llamó a las puertas del Ajax, a quien dio una Copa de Europa con un gol, «pero me dijeron que no les hago falta».

Así es hoy la tortuosa vida del viejo icono Pop de los 70. Dos divorcios, el último le llevó a la ruina, le han dejado deambulando por el mundo, sin casa, ni recuerdos en los que refugiarse. Una modesta colaboración en De Telegraaf apenas le ayuda a pasar el día, su figura no es ni material para memoriosos, aunque en Córcega tenga un paraíso y en Saint-Étienne un himno.

De todo eso, solo le quedan las fotos de Google Images que enseña en su móvil

El juguete se le rompió peinando canas y sin tiempo de reacción, pero en la vida supo regatear, con el ingenio que lo hacía en los campos, al alcoholismo y la depresión que le trajo la soledad de un hombre que llegó a ser capaz de plantarse en Londres y colapsar una de sus librerías más famosas cuando presentó, allá por los albores del nuevo siglo, su biografía. Conservaba en aquella tarde británica el aura del muchacho fresco y vivaz que enamoró a Europa vistiendo los colores de la Orange; la franja roja del Ajax y la camisola verde del Sainté de Platini; Rocheteau; Santini y Larios. De todo eso, solo le quedan las fotos de Google Images que enseña en su móvil.

Johnny Rep

Porque Rep siempre vivió en el tiempo de descuento. A los 19 años su rutina consistía en trabajar en la frutería de sus padres y jugar partidos con el Zaandam; hasta que lo llevaron al Ajax para que a sus 21 años anotará un gol a la Juventus que valdría un cetro europeo. El último que ganaría el conjunto neerlandés antes de 1996.

Fue un cuerpo extraño dejado caer en mitad de una hornada de canteranos que había mamado la cultura ajacied desde la niñez. «Nunca llegaron a considerarme uno de los suyos», se lamenta en las páginas de su periódico ahora que le cerraron las puertas. Pero no todo son malas palabras, «fui futbolista profesional gracias a Cruyff, siempre te exigía, no dejaba que te relajaras en el campo, siempre te pedía más y más».

Aquella camada que le daría tres Copas de Europa consecutivas al club de Ámsterdam, y que llevó a la selección nacional a la final del Mundial del 74, acabó cuando Johnny Rep empezaba. Afirma en su biografía que la derrota ante Alemania fue fruto de la soberbia. «Tras ganar a Brasil nos creímos campeones, salimos ante los alemanes a pasárnoslo bien en lugar de a ganar. Cuando nos dimos cuenta estaba Beckenbauer en la tribuna levantando el título».

En 2013 confesó en televisión que consumía anfetaminas durante su etapa de jugador

Pero la figura de Rep sigue generando controversias. Fue el más joven discípulo del fútbol total y todavía es el tulipán que más goles anotó en la fase final de un Mundial. Una fama sobrevenida que no supo digerir demasiado bien. Pronto empezó a brillar en la noche con el mismo arte que lo hacía los sábados por la tarde sobre el barro.

Hace diez años, en Le Monde, le preguntaron si fue un inconsciente. «Era joven, la vida era maravillosa», confesó. Que fue lo que hizo en 2013 ante las cámaras de televisión, confesar que consumió anfetaminas durante toda su carrera: «Era una práctica común; sobre todo entre los sudamericanos». Aquella inquietud sin límites le nacía del vicio.

Sólo la desbandada que trae todo fin de época posibilitó su aterrizaje en el Valencia, de igual modo que había llevado a Cruyff y a Neeskens al Barça. Un Valencia en descomposición necesitaba de un golpe de efecto que le pusiera en órbita, así, vio en aquel holandés errante la oportunidad de reverdecer éxitos pasados cuyos restos permanecían todavía calientes sobre el asfalto.

En aquellos tránsitos entre lo clásico y lo contemporáneo se establecieron las bases que acompañaron al valencianismo en los últimos 40 años

Y lo que se encontró, acostumbrado a la disciplina del Ajax y a un vestuario pujante, fue una colección de viejas glorias con las costillas por fuera, algunos jugadores vulgares y una institución en llamas. Terreno abonado para dejarse ir y disfrutar de los encantos del mediterráneo.

Eran tiempos en los que el chocar de los años configuraron al club moderno, dejándonos una fecha de defunción con la que establecer la frontera: 1973. Ahí murió el Valencia. Lo que vino después no fue, es, más que una prolongada agonía.

En aquellos tránsitos entre lo clásico y lo contemporáneo se redactaron las bases que acompañaron al valencianismo en los últimos 40 años. Guerras entre familias por el poder; mesías vendiendo equipos ‘campeons’ que mutaban en ruina y mediocridad por el vacío que encierran tales discursos y gradas encendidas entregándose al primer discurso facilón articulado desde algun púlpito; todo bien conjugado con entrenadores que duran 15 partidos e ingentes cantidades de talento desperdiciado sobre el césped.

En aquel banquete iba Ros Casares de primer plato; la primera víctima de la democracia. Ganó unas elecciones convulsas que le pusieron sobre el alambre sucumbiendo al cuarto partido de su segunda temporada; al primer tropiezo en casa.

Johnny Rep fue su intento de revertir la situación, el jugador de relumbrón con el que paliar el derrumbe y luchar contra sus enemigos. La entidad venía de firmar la peor clasificación liguera de su historia. Y acabó aquel curso empeorando el registro. Sería el anticipo del Valencia de los millonarios que inauguraría Ramos Costa cuando se aupó al sillón que él mismo dinamitó.

«Con Diarte y Kempes es el mejor ataque en el que he jugado nunca»

5-imageList-2015_11_20-Rep_Diarte_Kempes_y_sus_escarceos_en_la_discoteca_Sami_RepLoboKempes_h«Aquello era un desastre, un desastre», se repite entre carcajadas el holandés. «Heriberto Herrera es el peor entrenador que he tenido nunca; no preparaba nada, no se entrenaba nada, con él nunca usamos un balón durante la semana. Ahora que está muerto puedo decirlo». Los malos rendimientos tienen raíz en un club blando, en entrenadores marioneta o poco cualificados buscados expresamente para no chocar con los jugadores más finos, y con una terrible ausencia de exigencia.

En tales escenarios es difícil destacar una actuación de Rep, pero la mejor, sin duda, tuvo lugar ante el Barça, ante el Barça de Cruyff y Neeskens, donde Rep entendió que debía volver a ser aquel muchacho que volaba tras los centros de Johann y demostrar que seguía siendo el chico del Ajax que deslumbró a Europa entera.

Aquella tarde, él sólo, ganaría el encuentro con dos goles y una actuación estelar. Tuvo lugar durante su último año en solitario en la línea de ataque.

«Diarte era muy peligroso, sobre todo de noche», se le puede leer a Rep. «Con Diarte y Kempes es el mejor ataque en el que he jugado nunca», admite. Y tal vez, sea el mejor ataque que jamás haya podido reunir en un mismo once la institución del murciélago.

La chequera abría piernas con la profusión de un torrente de agua, y la política de Ramos Costa de pagar grandes dispendios por los mejores jugadores del momento trajo el sobrenombre de “Los Millonarios” a un equipo sin ambiciones que pronto se transformaría en desperdicio y objeto de mofa para gradas enemigas.

Un equipo perfilado para ganarlo todo estrellándose otra vez ante su propia caricatura. Ni siquiera los 60 goles que anotaría aquel tridente en la 76-77 — en un fútbol donde el 1-0 era norma — evitó el descalabro.

Y la explicación reside en un vestuario instalado en el alcoholismo, la juerga y el sexo desenfrenado. Las noches en la Discoteca Sammy eran tan legendarias que se decidió trasladar allí los entrenamientos. En ausencia de petos y conos, las hijas de la ciudad empezaron a peregrinar hacia sus puertas, y no fueron pocas las que acabaron la noche discutiendo de táctica sobre el colchón de alguno de aquellos ases del balón.

Una imagen definitoria de los tiempos nos la dibuja Rainer Bonhof, un alemán pulcro aterrizado tras la marcha de Rep, y tan espantado por la ausencia de trabajo y profesionalidad en el Valencia que decidió salir a diario a las siete de la mañana a correr por las calles de la capital y poder mantener así el físico que le exigían en la selección. Durante sus trotares matinales era extraña la ocasión en la que no se cruzaba con compañeros saliendo de algún local, o tambaleándose dirección Paterna.

Su última foto nos lo muestra en el Prat, en el aeropuerto de Barcelona, sentado con su abogado y dos directivos firmando papeles; era su desvinculación del Valencia

¿Por qué se marchó Johnny Rep del Valencia?  La versión del jugador habla de problemas de dinero, de una ficha a la baja cuando había firmado su mejor temporada. La oficiosa, la leyenda urbana que inundó las calles durante aquellos calores y todavía hoy se cacarea, cuenta que un directivo le metió mano en el vestuario y emprendió una estrategia de acoso sin fin hacia el holandés. La actitud alegre, relajada, y el evidente atractivo del muchacho levantaba pasiones en ambos sexos.
Cf8aWujUEAAKcBc
Su última foto nos lo muestra en El Prat, en el aeropuerto de Barcelona, sentado con su abogado y dos directivos firmando papeles; era su desvinculación del Valencia y su fichaje con el Bastia, con el que llegaría a la final de la Copa de la UEFA en dos años apoteósicos que le abrirían las puerta del último gran Saint-Étienne.

«Hubiéramos hecho historia, aquel equipo pudo establecer una dinastía si no llega a ser por ‘la caja negra’». Otra vez Johnny Rep llegando tarde a la vida.

Los primeros escándalos en el fútbol europeo afloraron en los 80, y en lo referente a Francia, supuso el fin del mítico Sainté al utilizar a los futbolistas para blanquear el dinero de sus directivos. Tras multas y sanciones, Platini fue traspasado a la Juventus. Larios llegó al Atlético de Madrid, Rocheteau al PSG y Rep de vuelta a los Países Bajos, a las filas del Feyenoord, el archienemigo del Ajax.

Los verdes estaban en disposición de vengar su derrota en la final de la Copa de Europa del 76 cuando cometió el error que le arrancó de las páginas de la historia. En ese paréntesis, Rep resucitó para el fútbol grande, volviendo a su mejor versión, a la de la selección holandesa, al del Ajax, a convertirse en icono de un equipo poderoso que vivía para ganar y cuyo único nombre que resuena todavía hoy en el Geoffroy-Guichard es el suyo, el de Johnny Rep.

«Ce soir c’est le tout premier match de la saison, et Johnny Rep a les cheveux blonds», dice la canción.

Canoso y golpeado su única ocupación en estos momentos es pasar las tardes entrenando a los niños del Zaandam, y evitar recaer en las garras de la melancolía y la bebida. Busca trabajo, y no olvida a los suyos, «lo primero que hago todos los lunes es mirar en el periódico los resultados de mis equipos, sigo pendiente de ellos y me alegro cuando les va bien». Es la alegría que todavía es capaz de conservar un juguete roto.

4 comments on “Es Johnny Rep

  1. La mejor delantera de todos los tiempos. Un gran jugador, y también un gran golfo.

  2. Rep, lobo y kempes. Mis 11 años sin faltar un partido a mestalla.

  3. Muy buen artículo. Y vídeo también.

  4. Ell y Lobo Diarte eren a part de dos grans jugadors dos golfos fora de serie. Per aixó el València no arribà a cotes més altes en eixos temps.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s