Mi Querido Tiburón.

Football Money League: El fin de la clase media

La Football Money League de 2017 no aporta grandes cambios, aunque sí confirma una tendencia. El triunfo de los grandes clubes sobre la clase media.

En la nueva edición de la Football Money League de Deloitte se observan pocas variaciones respecto a los últimos estudios. En estos veinte años se puede evidenciar el crecimiento del negocio del fútbol fijándose en las medias. En 1996 era necesario un mínimo de 36 millones de euros para cerrar el Top-20. En 2016, por menos de 172 millones no se está entre los escogidos.

dibujo1
Fuente: Deloitte

Pero para calibrar el verdadero crecimiento financiero de la industria del balón hay que tener en cuenta el cada vez menor peso del aficionado en las finanzas de los clubes. Durante estas últimas dos décadas la grada ha pasado de ser prácticamente el único sustento de las entidades a quedar reducido a un 18% de la economía global.
dibujo2
De los más de 7.400.000 millones que genera el negocio fútbol el 39% recae sobre las televisiones, y el 43% sobre aspectos comerciales y de patrocinio. Unas cuentas que chocan con el cada vez más elevado coste de las entradas. Respondiendo a la búsqueda de los clubes de un público con mayor capacidad adquisitiva que consolide sus esfuerzos en el consumo de productos oficiales. Una tendencia que irá al alza con la proliferación de nuevos estadios, que exigen llenar palcos y rentabilizar anillos comerciales.

El balón ya no es un deporte para la clase obrera.

No es de extrañar pues que en este contexto mercantil la Premier League siga siendo la reina de la Champions económica. Desde su creación, rara ha sido la edición que el fútbol inglés no haya colado 8 representantes entre los 20 clubes más ricos del mundo. La actual ya es la cuarta consecutiva que suma dicha cantidad, y a expensas de las inciertas consecuencias del Brexit, no parece que vaya a reducirse en las próximas fechas vistos los suculentos contratos comerciales y televisivos que están firmando sus entidades más representativas.

dibujo3Aunque la influencia de los ingleses es mucho mayor si echamos un vistazo a los rezagados, esos que han quedado entre el 21º y el 30º puesto, encontrando entre ellos a cuatro entidades británicas más. Lista que también nos ayuda a entender la nueva exigencia financiera del fútbol, viendo como el Nápoles y sus 142 millones, una cifra que hasta no hace mucho te situaba entre los 13 primeros, queda relegado al trigésimo lugar de las entidades más pudientes.

El caso del conjunto italiano no deja de ser llamativo. No sólo por su ascensión desde la Serie C tras padecer un proceso de refundación hace ocho años, sino por el constante crecimiento que ha tenido desde entonces, vapuleando a entidades como el Valencia, que tenían doce puestos por encima hace cinco ediciones, siendo ahora la entidad de Mestalla la que ha quedado relegada al Top-40.

Incluso en esas, el Nápoles apenas ha podido consolidar su posición como quinto club italiano en la Football Money League. A pesar de ser la entidad mejor desarrollada en aspectos comerciales, pertenece a un Calcio que ha sufrido una depreciación evidente, dejando a sus principales representantes por debajo del Top-10 merced de un fútbol con gradas despobladas, un desarrollo comercial bastante insignificante y una dependencia extrema de los derechos televisivos. En el gráfico se observa el paulatino declive de la Serie A desde 2003.dibujo4

El cambio de paradigma

La influencia de las televisiones en el negocio moderno es evidente, pero no en todos los clubes, ni en todas las ligas, representa la misma incidencia. Hay una extraña relación. Entre los campeonatos donde los operadores aportan menos dinero existe un mayor desarrollo de los aspectos comerciales, y por el contrario, donde mayor cuantía dan encontramos que lo comercial queda en un segundo plano. La metáfora de la tortuga y la liebre aplicada al fútbol.

En este escenario de dependencia televisiva destaca sobremanera el Leicester City, con un 74% de sus ingresos procedentes de la TV. Nada destacable a pesar de su reciente éxito, teniendo en cuenta el tamaño del club y su amplio historial en categorías inferiores. Veamos aquí la lista completa de los clubes cuyos ingresos más dependen de sus contratos televisivos.

  1. Leicester 74%
  2. Roma 71%
  3. Atlético 61%
  4. West Ham 60%
  5. Juventus 57%
  6. Inter 55%
  7. Tottenham 53%

Sin duda alguna, el Man.Utd es la entidad con mayores ingresos comerciales del mundo, lo cual hace que la televisión apenas represente el 27% del total de su economía. Algo que le hace salirse de la media, cuando entre el resto de sus semejantes (Man.City, Arsenal, Liverpool, Chelsea…) esta partida supone entre el 41% y 43% de sus ganancias.

Como veremos a continuación, el caso del United supone una de las rarezas que se encuentran fuera de la Bundesliga, cuyas entidades viven casi exclusivamente de sus contratos comerciales gracias a un desarrollo sólido de su estrategia en comunicación y marketing, forzados por unos operadores televisivos que apenas aportan al negocio. En el Bayern, por ejemplo, 342 millones de los 592 que ingresa provienen de contratos comerciales. En el Dortmund representan 140 de 283.

Los clubes donde mayor incidencia representan los ingresos comerciales

  1. Zenit 74%
  2. Bayern 58%
  3. PSG 58%
  4. Man.Utd 53%
  5. BVB 49%
  6. Milan 47%
  7. Man.City 46%

Las segunda de las excepciones nos lleva hasta el PSG. Dada su peculiar situación de club propiedad de un estado (Qatar), recibe una subvención del ministerio de turismo de dicho país que asciende a más de 200 millones de euros anuales por distintos conceptos. Algo parecido ocurre con el Zenit de San Petersburgo, al ser propiedad de Gazprom, la compañía estatal de gas. Y que el Kremlin utiliza como arma política para mostrar una cara más amable ante el mundo en sus estrategias diplomáticas.

Fuera de estos casos atípicos, y como viene siendo habitual, una vez más hay que destacar al Arsenal, el único fiel a la regla del 30%, no permitiendo que ninguna de las partidas genere dependencia al haber diversificado sus ingresos inteligentemente. Aunque en esta ocasión hay que mencionar también al Chelsea, merced de llevar años de ajustes provocados por el Financial Fair Play se situa ya muy cerca de los gunners como club equilibrado. Incluso en los próximos años podrá incidir en dicha mejora fruto de la remodelación emprendida en Stamford Bridge, que busca aumentar la capacidad del recinto hasta los 60 mil espectadores.

Los clubes con menor dependencia de los ingresos televisivos:

  1. Zenit 21%
  2. Man.Utd 27%
  3. PSG 24%
  4. Bayern 25%
  5. BVB 29%
  6. Barcelona 33%
  7. R.Madrid 37%

Indudablemente está por ver cómo afecta en el futuro los nuevos contratos, el Brexit, y la situación geopolítica actual, pero de momento la competición por el cetro de club más rico del mundo sigue siendo una encarnizada batalla entre el Manchester United, Real Madrid, y Barcelona, los únicos representantes de la Football Money League que llevan más de diez años sin descender del Top-3. Como vemos en la imagen, los ingresos de estos transatlánticos del fútbol continental no han hecho más que multiplicarse en los últimos años, acercándose a los 700 millones anuales.

dibujo6
Con esta tendencia, donde los ingresos por día de partido oscilan entre el 13% y el 21% entre los seis primeros, así queda el Top-20 de entidades con mayores ingresos de 2016.

dibujo7
Si algo indica la FML de 2017 es la consolidación de la hegemonía de los equipos ingleses y aquellos con sede en grandes capitales, en detrimento de las ciudades medias, las que tradicionalmente dominaron el palmarés de la Copa de Europa (a excepción del Real Madrid).

También nos dicta un cada vez más evidente cambio de modelo, dejando ver como poco a poco se va transitando del antiguo club deportivo hacia una empresa de entretenimiento. Los primeros indicios de lo que está por llegar de seguir esta senda ya se están empezando a manifestar en estadios con cada vez más afluencia de turistas, precios más prohibitivos para el hincha local y la clase trabajadora, una deslocalización cada vez más acentuada donde se le da mayor importancia al simpatizante en las antípodas sentado frente al televisor que al aficionado autóctono, junto a una constante búsqueda de mercados emergentes para conseguir que la rueda siga girando.

Uno de los mayores ejemplos lo hemos podido ver en la Juventus, cambiando su escudo tradicional por un logotipo más comercial para «adelantarse diez años al nuevo fútbol» y avanzar con ventaja en la conquista de caladeros por explotar.

Como ocurrió en el mundo real, el balompié esta viviendo una fase de concentración de la riqueza en manos de unos pocos, haciendo que cada vez quede menos espacio para una tradicional clase media que no está sabiendo adaptarse a los nuevos tiempos.

0 comments on “Football Money League: El fin de la clase media

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s